Protesta en hospital de Ocaña
Alerta
2 Mar 2022 09:47 PM

Se ahonda crisis en el hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña

Yamid
Rodríguez Manzano
@yamidrodriguezm
El centro asistencial se encuentra en Intervención forzosa por parte de la Supersalud desde 2020

Una etapa de crisis podría estar enfrentando el hospital Emiro Quintero Cañizares, de Ocaña, luego de la intervención forzosa y segundo nombramiento del agente Interventor encargado por la Supersalud. 

Cómo se recuerda, desde el mes de noviembre de 2020 el centro asistencial se encuentra Intervenido administrativamente por la Supersalud ante los presuntos hallazgos durante la gerencia del abogado Jairo Pinzón López. Desde ese entonces, la entidad ha pasado por saneamiento administrativo, técnico y recorte de personal que lo ha llevado a una aparente inestabilidad. Sin embargo, durante el periodo a cargo de Yamil Blel Cervantes se obtuvo unos resultados que fueron reconocidos por la misma Supersalud, a pesar, de reconocer que no todo podía darse en un término corto de tiempo. 

Se logró en esa etapa una importante inversión de recursos, se revisó y ajustó incluso el salario de personal y se realizó la instalación de oxígeno en las habitaciones de pacientes en plena época de pandemia. Tanto fue el esfuerzo, que logró los porcentajes importantes en temas de vacunación y adquisición del biológico. Incluso entregó un informe en medios de comunicación sobre la situación financiera de la ESE, contrastando cifras de la administración saliente. 

Luego vinieron las quejas de usuarios en cuanto a la asignación de citas, contratación de especialistas que no tenía la institución, y que poco a poco se fue subsanando; En las labores del agente Interventor Yamil Blel Cervantes, se inició además un proceso coactivo contra las EPS que adeudaban casi en unos 90 mil millones de pesos, y que según el funcionario comenzó en aquél entonces a dar resultados. 

​​​​​Sobrevino entonces una nueva extención de la intervención forsoza y administrativa decidida por la Supersalud, sin embargo, las quejas y denuncias de los usuarios continuaron. Luego, la Procuraduría Regional del Norte de Santander abrió investigación contra el Interventor por presuntamente haber reversado sin argumentos sólidos una convocatoria pública y más adelante aperturar otra más con el mismo objeto. A esto se sumó la inconformidad de la comunidad por el alto valor de los honorarios que usufructuaba; Vendrían además, presuntas denuncias por acoso a trabajadores y posibles falencias en la contratación. 

Pero sorpresivamente, el pasado 30 de diciembre de 2021 se rumoro que posiblemente se daría su reemplazo por decisión de la Superintendencia de Salud, dentro de las facultades como entidad de supervisión y control, lo que efectivamente se dió. 

En su reemplazo ingresó Victor Augusto Pedraza quién asumió desde enero funciones como Interventor, para continuar con el proceso de subsanar los hallazgos y corregir las falencias de su antecesor Yamil Blel Cervantes; Sin embargo, las largas filas, la imposibilidad de atención con especialistas, las fallas de un Call Center, escasez de elementos médicos, la reducción de las raciones de alimentos para los médicos internos y los rumores de una presunta ejecución anticipada del presupuesto anual, vienen generando una aparente crisis en la ESE, que podría llevar en un caso remoto a una liquidación, o en el peor de los casos, según especialistas, a una concesión. 

Sobre todo lo que viene ocurriendo, la comunidad espera un pronunciamiento oficial del Agente Interventor y de la Supersalud. 

Fuente
Alerta Santanderes